Make your own free website on Tripod.com

Recordar los inicios de esta comunidad me evoca ilusión  y compromiso, creo que para los que formamos parte de esta Comunidad el peso lo tenia el nombre que escogimos para ella y es que cuando nos reunimos todas la pequeñas Comunidades que estaban en la Escuela para ese momento y se nos invitó a formar parte de una solo Comunidad teníamos presentes dos experiencias que marcaron de una y de otra forma a los que la conformábamos, la primera: la muerte del Hno. Moisés asesinado tan brutalmente en la escuela, todos teníamos fresca su cercanía y apoyo al movimiento, fue el primer director que estuvo a cargo de una pre Comunidad y un gran apoyo para el movimiento Remar dentro de la Escuela, además que su sola presencia invitaba al compromiso con los indígenas y las personas mas necesitadas de nuestro país, con el La precomunidad Renacer tuvo la oportunidad de hacer un Campamento Misión por Chichicastenango, en el que él con su presencia tan generosa enseño a los miembros de ese grupo a acercarse sin miedos y con disposición a la gente de ese lugar.
La otra experiencia significativa para nosotros fue la participación en la Escuela de Lideres II esta experiencia nos vino a revelar a muchos muchas realidades que no conocíamos muy de cerca y fue un duro despertar también al conocer que por ejemplo El Salvador tenía una realidad de sangre como la nuestra tan inundada de injusticia pobreza impunidad etc. Pero no solo fue el hecho de cuestionarnos sino de actuar de alguna forma.
En Febrero de 1992 cuando nos dijeron que había que fusionar todas las pequeñas comunidades, no dijimos "no", se sintió el ambiente fraternal que estas dos experiencias de alguna manera nos habían dado. No quiero decir
"...Y vivieron felices para siempre", fue allí donde empezó la aventura y si bien teníamos diferencias eran mas las cosas que nos unían cada uno dentro de la Comunidad tenía su apostolado y seguimos intentando hacer también algo en común un año hicimos un campamento Misión en Uspantan, Quiche, otros fuimos de experiencias de inserción a pequeñas comunidades, y por ultimo y creo que fue algo que nos unió mucho fue la experiencia de realizar una Pascua Misión con la gente del Relleno Sanitario de la zona 3. De esa experiencia salieron nuevos apostolados para algunos de los miembros de la Comunidad, como por ejemplo preparación de bautizos, primeras Comuniones y grupo Juvenil   además de tener la oportunidad de compartir con ellos la Eucaristía Dominical,  no solo fue una experiencia de sensibilizarnos sino de alguna forma de dar de nosotros lo que el Movimiento Remar a través de tantos Hermanos y laicos nos regaló: El Compromiso, el Liderazgo La opción clara de Jesús y el Reino y algo que es muy importante poder vivir esta experiencia desde el carisma Marista.
Con los años algunos de los miembros de la Comunidad hicieron opciones de vida mas concretas y cada uno fuimos viendo que llegaba el momento de dejar que los que vienen detrás sigan y tomen las riendas de todas  las cosas, y donde también cada uno de nosotros debimos dar una respuesta a la vida que teníamos por delante con nuevos retos y compromisos, el año 99 fue nuestro último año como Comunidad. Solo resumiría esto con decir GRACIAS, a las personas que en su momento creyeron en nosotros a los hermanos que nos acompañaron (h. Pepe, h. Nice, h. Gerardo M.) a los jóvenes que nos impulsaron  a la gente que compartió con nosotros y sobre todo a Jesús que nos llamo a servir en su camino.
Buen viento y Buena mar. Con cariño Gladis del Cid.

Escuela Marista | Amigos en Marcha | Ciudad Nueva Marista | Renovación Marista | Comunidad de Hermanos Maristas | Calendario | Especiales!!!!